Cómo innova Suecia

La actitud de Suecia hacia la innovación quizás esté mejor ejemplificada por la agencia de innovación sueca, Vinnova, una agencia gubernamental fundada en 2001 basada en una serie de predecesores que se remontan al menos a 1968.

La agencia de innovación funciona de manera muy similar a sus contrapartes en otros países, de manera similar a la Agencia Finlandesa de Financiamiento para Tecnología e Innovación (Tekes) en la vecina Finlandia, y a la parte de la Fundación Nacional de Ciencias de EE. UU. (NSF) que hace la financiación inicial en el otro lado. del Atlántico.

El gobierno sueco otorga a Vinnova más de 300 millones de euros cada año para invertir a través de subvenciones a diferentes tipos de actores, que pueden ser pequeñas empresas, institutos de investigación, grandes centros de competencia o consorcios de empresas que trabajan juntas en proyectos.

Vinnova invierte este dinero en 10 temas diferentes, incluida la industria sostenible y la transformación digital. Para informar sobre los efectos sociales y económicos de su financiación, la agencia produce dos estudios de impacto anualmente. También ha publicado un documento que describe su enfoque para el seguimiento del impacto de las inversiones.

Casos de éxito en innovación

“Nunca es el caso de que estemos solos en la responsabilidad del éxito o el fracaso”, dice Göran Marklund, jefe de inteligencia estratégica y director general adjunto de Vinnova. “Normalmente financiamos proyectos colaborativos en los que requerimos que los actores aporten el 50% o más para las grandes empresas. Esto garantiza que tengan una participación en el proyecto y que harán lo que sea necesario para tener éxito. A menudo hay otros inversores externos”.

Vinnova ejecuta varios proyectos en colaboración con la Agencia Sueca de Energía. Esto incluye apoyar una revolución de las baterías que se está llevando a cabo actualmente en el norte de Suecia, un proyecto que gira en torno a Northvolt, una empresa cuyo fundador, Peter Carlsson, fue anteriormente un ejecutivo de Tesla. Ahora Carlsson está empujando a Northvolt en direcciones que están revolucionando la tecnología de baterías para muchas industrias. Por ejemplo, sus baterías juegan un papel importante en la transformación de los vehículos a eléctricos, y la automoción es una industria clave en Suecia.

Vinnova también está involucrado en inteligencia artificial (IA), escribió un informe sobre el tema y ayudó a iniciar AI Suecia, una iniciativa general que promueve la adopción de IA en el país. Vinnova busca oportunidades para promover el uso de IA en empresas y agencias de servicios públicos y para aumentar las habilidades de IA en Suecia.

Otra área en la que ha invertido Vinnova es la computación cuántica. Entre otras cosas, la agencia ejecutó un programa de puesta en marcha en 2021 para apoyar proyectos que conduzcan a la comercialización de tecnología cuántica. “La carrera global es entre China y EE. UU., y con la UE [European Union] en general, particularmente Francia y Alemania”, dice Marklund. “Aunque existe una buena investigación aplicada en computación cuántica en Suecia, es un desafío para un país tan pequeño mantenerse al día con el resto del mundo”.

Un área en la que Suecia se ha destacado durante décadas es en las telecomunicaciones, una industria clave para Suecia, con Ericsson destacándose como uno de los líderes mundiales. En un estudio de impacto publicado en 2008 llamado Efectos de la investigación sobre los desarrollos de teléfonos móviles suecos: la historia de GSMVinnova analizó la conexión entre la investigación financiada por los predecesores de Vinnova (Stu y Nutek) y la transformación de la industria de telecomunicaciones sueca.

El grupo Ericsson fue el gran ganador de la transformación y la empresa tomó la delantera en el mercado global de GSM. Según algunas estimaciones, Ericsson tenía una ventaja de cinco años en comparación con sus competidores. Si bien es difícil medir la importancia de un solo contribuyente para este éxito, la financiación estratégica fue sin duda crucial, especialmente para la innovación en tecnologías de radio digital.

Suecia participa en la transformación digital de la minería

Otra gran industria en Suecia es la minería, y se está realizando un gran esfuerzo para hacer que la minería sea completamente sostenible. Con la ayuda de Ericsson, ABB y Volvo, el operador minero sueco Boliden instaló una mina de prueba en Kankberg (en la foto de arriba) que estará completamente automatizado como parte de un proyecto piloto supervisado por Vinnova. La mina de prueba comenzó a operar hace dos años y medio y eventualmente operará de manera autónoma, sin personal en la mina.

El proyecto se inició en Suecia cuando Ericsson se acercó a Vinnova con el objetivo de realizar proyectos de digitalización. Vinnova sugirió dos pilotos. El primero fue la automatización de la fabricación en Gotemburgo; la segunda fue la mina Kankberg en el condado de Västerbotten, que formaba parte de un esfuerzo europeo para hacer que la minería fuera más sostenible.

Ericsson instaló una red 5G en toda la mina Kankberg a principios de 2016, cubriendo un camino hasta el área de la mina. Incluso con callejones sin salida y cuevas sin línea de visión a la antena, Ericsson logró proporcionar un alto ancho de banda (100 Mbps) y baja latencia en toda la mina. La red también cumplió estrictos requisitos de confiabilidad, requisitos muy importantes, ya que una pérdida de señal, incluso por unos segundos, podría causar grandes problemas.

Este proyecto de demostración en curso se ajusta al programa de la Comisión de la UE Próxima generación de pilotos neutrales en carbono para sistemas de minería de innovación inteligente (o NexGen SIMS). Uno de los aspectos interesantes del proyecto es que requiere innovación en diferentes industrias (minería, telecomunicaciones y maquinaria), lo que es beneficioso para Suecia en general.

Los desafíos sociales impulsan la inversión

“Suecia no tiene estrategias nacionales claramente definidas para las tecnologías digitales que podamos seguir”, dice Marklund. “Pero todo el mundo sabe cuáles son los temas candentes. En lugar de tratar de encontrar un tema completamente nuevo en el que la mayoría de las personas en el mundo aún no hayan pensado, lo importante es la ejecución: cómo hacer que suceda sobre el terreno”.

“Habiendo dicho eso, Vinnova definitivamente está alineado con el destino de muchas de las inversiones, a nivel internacional y nacional. Estamos por todos lados. Estamos en TI y tecnologías digitales, como en salud, biotecnología y todo tipo de tecnologías”.

Vinnova es también el centro sueco del programa marco de la UE Horizon Europe. En esta capacidad, facilita la participación de actores suecos en ese programa marco de la UE, el programa de investigación y desarrollo más grande del mundo, con áreas de inversión claramente especificadas. La minería digital es un ejemplo de cómo Vinnova ayuda a financiar proyectos suecos que encajan en las estrategias de la UE.

“Las tecnologías por sí solas no conducen. También consideramos el mercado en torno a la innovación”

Göran Marklund, Vinnova

“Nuestro enfoque en Vinnova es más que tecnológico”, dice Marklund a Computer Weekly. “Comenzamos detectando los desafíos sociales. Esto es lo que impulsará la competitividad en el futuro. Si eres bueno impulsando soluciones a los desafíos sociales, entonces probablemente serás muy competitivo, porque esos mercados crecerán”.

Una vez que se identifica un desafío social, el siguiente paso es pensar en lo que se necesitaría para superar el desafío. La solución puede tener un componente tecnológico, pero debe estar diseñado para funcionar en contextos específicos, como ciudades sostenibles, que es uno de los 10 temas en los que invierte Vinnova. La industria sostenible es otra: la industria necesita transformarse en soluciones más sostenibles, por supuesto para proteger el medio ambiente, pero también porque el mercado exige sostenibilidad.

“Si no está transformando todo su negocio, probablemente estará fuera del mercado en algún momento”, explica Marklund. “Tratamos de poner la tecnología en un contexto sistémico más amplio. Por ejemplo, consideramos la tecnología como algo que permite una transformación que genera sostenibilidad competitiva”.

En la medida de lo posible, la filosofía es invertir en tecnología que satisfaga las necesidades de la sociedad. Vinnova analiza cómo se puede emplear la IA en el contexto del cambio social y cómo se puede propagar la señalización 5G en las profundidades de la superficie de la tierra para ayudar a automatizar la minería, lo que dará como resultado una minería sostenible.

En el caso de la tecnología de baterías, poner la tecnología en un contexto más amplio significa responder a una serie de preguntas. ¿Cómo consigues que las baterías funcionen con la eficiencia que necesitas? Luego tiene preguntas sobre cuánta energía se requiere y si esa energía es verde. Si no es verde, la solución no puede ser sostenible, por lo que el valor de mercado de la innovación en cuestión sería muy bajo.

La línea de preguntas también conduce a los materiales necesarios para las baterías y dónde se pueden obtener. Resulta que los materiales que se utilizan actualmente para las baterías son escasos y China domina el mercado. Esto lleva a preguntas sobre qué alternativa tiene Suecia para obtener esos materiales. Los minerales existen en Suecia (y en otras partes de Europa), pero han sido abundantes y baratos en China durante tanto tiempo que estos negocios nunca se desarrollaron en Suecia.

“Suecia tiene que desarrollar estos recursos ahora porque no puede depender de China para cosas tan críticas”, dice Marklund. “Entonces eso se convierte en un enfoque muy crítico e identifica un conjunto de tecnologías que se necesitan”.

“Así es como buscamos lugares para invertir. Las tecnologías por sí solas no conducen. También consideramos el mercado en torno a la innovación”.

Ventajas nacionales suecas

Las áreas de inversión también tienden a agruparse en torno a las ventajas nacionales de un país: aquello en lo que un país ya es bueno o dónde la industria ya está desarrollada.

Una de las ventajas nacionales de Suecia es la industria automotriz existente, que es más densa en Suecia que en Alemania, es decir, la cantidad de ingresos generados por persona es mayor. Esto incluye automóviles y camiones.

Al aplicar la tecnología para superar los desafíos dentro del país, Suecia a veces se vuelve tan buena que se convierte en un exportador neto de ciertas soluciones.

Si bien el holding chino Geely ahora es propietario de Volvo y Polestar, la mayor parte del trabajo todavía se realiza en Suecia, con trabajadores suecos. La automoción también tiene un gran impacto en muchos otros sectores que generan soluciones para la industria del automóvil.

Otra ventaja nacional es la industria de las telecomunicaciones, con Ericsson destacándose a nivel internacional y muy ligado a la transformación digital. La minería y el acero también son industrias importantes y dominan en toda Europa en ciertas partes de estas industrias.

Otra gran industria es la forestal. Todas esas industrias han dado lugar a una fuerte industria de maquinaria.

Suecia también tiene una comunidad de investigación muy avanzada, con investigación pura y aplicada en varias áreas que incluyen inteligencia artificial, computación cuántica e Internet de las cosas (IoT).

El sistema educativo de Suecia también es muy bueno, con un nuevo enfoque en el aprendizaje permanente. La digitalización hace que las cosas cambien más rápidamente, por lo que las habilidades deben desarrollarse en la fuerza laboral más rápidamente que antes. Además, un número cada vez mayor de trabajos requieren habilidades digitales.

Tiempos difíciles para las startups suecas

En cuanto al futuro, Marklund espera algunos desafíos por delante, especialmente para las nuevas empresas. A lo largo de los años, Suecia ha producido una comunidad de empresas emergentes muy vibrante, particularmente en Estocolmo, que ha producido varios casos de éxito, incluidos Spotify y Skype.

La comunidad de startups todavía tiene un gran potencial, pero con la crisis económica han surgido nuevos desafíos, especialmente en la atracción de inversiones de capital. Con los precios y las tasas de interés aumentando significativamente, los modelos de negocios de muchas de las nuevas empresas no se ven tan bien como antes.

“Muchas nuevas empresas no son rentables en un sentido directo”, dice Marklund. “El capital de riesgo se pone en función de la cuota de mercado y las expectativas, en lugar de la rentabilidad.

“Esto ya se ha visto aquí con el banco Klarna, que recibió un gran golpe. El banco Klarna es una de esas nuevas empresas que se desarrolló muy rápidamente. Es un banco propiedad de un mercado de crédito y ha crecido muy rápidamente en términos en comparación con los grandes bancos suecos. Pero ahora, con la turbulencia en el sector financiero, los capitalistas de riesgo se asustan. Estamos en tiempos muy inciertos en este momento. Esto es cierto no solo en Suecia, sino en muchos lugares del mundo”.

Vinnova intenta llenar los vacíos invirtiendo en innovaciones que brindan soluciones a largo plazo a los problemas sociales. Al aplicar la tecnología para superar los desafíos dentro del país, Suecia a veces se vuelve tan buena que se convierte en un exportador neto de ciertas soluciones. Si bien Suecia es demasiado pequeña para convertirse en un líder general en transformación digital, su enfoque de la innovación le permite al país mantenerse al día e incluso liderar en ciertos nichos.

Leave a Comment