Dudas sobre la evidencia de los humanos en las Américas

¿Una pequeña herramienta de piedra o simplemente una piedra? Este es uno de los cientos de objetos similares encontrados en la cueva de Chiquihuite en México
Imagen: Ciprian Ardelean

Un artículo de investigación en 2020 generó titulares al afirmar que los humanos llegaron a América del Norte hace al menos 30.000 años, aunque algunos arqueólogos creen que la evidencia fue mal interpretada.

Las estimaciones convencionales indican que los humanos llegaron a América del Norte en algún momento entre 15.000 y 20.000 años atrás. A Artículo Nature’s publicado en julio de 2020 cambió esta estimación al afirmar una fecha de llegada anterior, como lo demuestran las herramientas de piedra y las escamas de piedra de 30.000 años de antigüedad encontradas en el sitio de la cueva de Chiquihuite en Zacatecas, México.

El hallazgo se tomó como una prueba más de que los humanos llegaron a las Américas viajando a lo largo de un Ruta de la costa pacífica, ya que las gigantescas capas de hielo continentales todavía estaban firmemente en su lugar. El diario, dirigido por el arqueólogo Ciprian Ardelean, de la Universidad Autónoma de Zacatecas, en México, sería evidencia en contra de la hipótesis de que los primeros humanos en llegar a América lo hicieron hace unos 13.000 años, después de la última Edad de Hielo. llegó al final.

Así que sí, una bomba real, excepto que la evidencia física fue completamente malinterpretada, al menos según los autores del nuevo investigación publicado en la revista Science PaleoAmerica. El documento, coautorizado por el arqueólogo Ben Potter del Centro de Estudios Árticos de la Universidad Liaocheng en China, sostiene que los elementos descritos en el estudio de Ardelean no son herramientas y escamas de piedra, sino que son productos de procesos naturales. de la cueva.

Aparentes herramientas de piedra reunidas en la Cueva de Chiquihuite
Imagen: CF Ardelean et al., 2021

Ardelean y sus colegas analizaron casi 2.000 artefactos de piedra encontrados dentro de la cueva de Chiquihuite. Los objetos más antiguos se encontraron en una capa que data de entre 31.000 y 33.000 años, con evidencia de una ocupación más intensa en la cueva que data de hace unos 26.500 años. Los aparentes artefactos estaban hechos de piedra caliza y tenían hábilmente un estilo lítico desconocido, según el estudio de Ardelean. No se encontraron huesos humanos o ADN humano dentro de la cueva mexicana a gran altura.

Los objetos encontrados en el sitio se clasificaron como núcleos, raspadores, cuchillas y escamas, entre otros tipos de herramientas. Pero cuando estos investigadores observaron la fabricación humana, Potter y su equipo solo ven procesos naturales.

“En el ambiente del acantilado de alta energía, donde se encuentra la cueva de Chiquihuite, las rocas chocan entre sí y se alejan de los fragmentos, lo que a menudo tiene algunas de las características de las rocas rotas por la gente”, James Chatters, primer autor del Un nuevo estudio y un arqueólogo de PaleScience aplicada en Bothell, Washington, le explicaron a Gizmodo en un correo electrónico. “Una piedra que golpea una piedra puede producir productos de apariencia similar, independientemente de cómo se inicie la fuerza”.

Chatters dijo que el comportamiento humano sistemático tiende a producir mosaicos superpuestos de tamaño similar, pero ninguno de los elementos que se muestran en el estudio de Ardedean exhibió esas características. Y donde el equipo de Ardelean vio desgaste en los bordes de las herramientas, Chatter y su equipo vieron patrones de daño por eventos naturales.

El equipo Ardeleano ya se ha preparado una respuesta a estas y otras preocupaciones, que también se ha publicado en PaleoAmerica. El equipo confía mucho en su interpretación inicial de la evidencia, con la afirmación de que las herramientas de piedra descritas en su artículo son meros “geofactos”, es decir, rocas, huesos o conchas que han sido modificadas por procesos naturales que parecen humanos. artefactos. Vine a Ardelean con preguntas específicas, pero declinó la oportunidad de comentar, diciendo: “Todo lo que puedo decir está escrito allí”, refiriéndose al documento de respuesta de su equipo.

Es importante señalar que Chatter y sus colegas no inspeccionaron los artículos recopilados de primera mano en Chiquihuite, sino que se basaron en “la evidencia proporcionada en el artículo original y la documentación de respaldo”, como escribieron los científicos en su estudio. Aparte de esa advertencia, le pregunté a Potter cómo es posible que dos grupos de especialistas lleguen a conclusiones tan drásticamente diferentes cuando miran lo mismo.

“En una palabra: equifinalidad”, respondió. “Es un problema muy común en arqueología, múltiples procesos a menudo pueden dejar resultados iguales o similares”.

Un golpe de percusión de una roca que golpea otra roca puede producir el mismo resultado que un constructor de herramientas humano, dijo, por lo que es importante “evaluar el contexto de los hallazgos”.

Por ejemplo, los “supuestos artefactos ocurren esencialmente al azar en toda la cueva”, pero “parecen más concentrados en estratos con más rocas”, una distribución que “se espera bajo la hipótesis natural”, dijo. Potter también estaba preocupado por lo que no se encontró, cosas como chimeneas y restos de animales sacrificados, cuya ausencia describió como “banderas rojas”. Además, “la falta de cualquier cambio cultural en la forma en que fabricaron las herramientas durante 10.000 años es algo que no ocurre en las culturas humanas modernas”.

Otro punto clave de la crítica es que los cazadores-recolectores tienden a utilizar todo tipo de piedras al fabricar sus herramientas, incluidas piedras de herramientas locales y no locales, y piedras de diversa calidad. Los supuestos líticos de la cueva carecen de esta dinámica, que Potter encontró bastante inusual, “especialmente para un sitio ocupado durante milenios”, dijo. O como dijo Chatters, “cuando hay una variedad de piedra disponible en un área, como en el valle de Zacatecas donde se encuentra la Cueva de Chiquihuite, la gente dejará ejemplos de esa variedad en sus viviendas”.

Los científicos también creen que es poco probable que esta población deje evidencia genética. La “probabilidad de que las poblaciones humanas persistan durante muchos miles de años, incluso superponiéndose con Clovis en la región durante más de 1.000 años y sin dejar rastros genéticos, es extremadamente pequeña”, dijo Potter.

Anna Marie Prentiss, antropóloga de la Universidad de Montana y coautora de la revisión, dijo que el equipo de Ardelean utilizó un “lenguaje interpretativo” que atribuía un significado cultural a los objetos de la cueva, sin considerar alternativas. Al hacerlo, el equipo evitó tener que enfrentar la posibilidad de que estos objetos se formaran a través de procesos geológicos, dijo.

Por tanto, Ardelean et al. describen objetos como ‘artefactos’ en contraposición a ‘clastos’ no inferenciales ”, escribió Prentiss en un correo electrónico. “Ellos notan un ‘retoque fino de percusión’ en los elementos que se describen mejor simplemente como que tienen desprendimientos de escala marginal … y [ellos] discuta las ‘preformas puntuales’, una construcción altamente interpretativa para clastos angulares con márgenes laterales rotos “, escribió, y agregó que:” El lenguaje hace una gran diferencia y esperamos que nuestra crítica conduzca a la consideración de estos temas en investigaciones futuras. “

En su respuesta, el equipo de Ardelean dijo: “Chatters et al. Malinterpretó nuestra evidencia ”y“ no reconoció elementos de piedra hechos por humanos en las ilustraciones, así como las descripciones concisas que brindamos en nuestro artículo, de un ensamblaje cuyas características no ocurrirían de forma natural y bajo las circunstancias alegadas por nuestros críticos. “Al mismo tiempo, el equipo señaló que la investigación era” preliminar “y que” más datos “ayudarán a” respaldar nuestras afirmaciones “.

Los investigadores claramente están de acuerdo en no estar de acuerdo, pero la buena noticia es que parecerá haber más evidencia. El documento de 2020 incluyó resultados de las temporadas de excavación 2016-2017, pero el equipo hizo más trabajo en la cueva en 2019. Un estudio posterior, retrasado por la pandemia de covid-19, “proporcionará evaluaciones más detalladas del sitio y permitirá a los lectores mejores evaluar la participación humana ”, según la respuesta de Ardelean.

Esperamos con interés esta investigación de seguimiento, dadas las graves implicaciones del artículo original. Es posible que los humanos hayan emigrado a las Américas mucho antes de lo que afirman las hipótesis antiguas, pero los arqueólogos todavía están buscando pruebas contundentes.

Leave a Comment