Sat. Feb 24th, 2024

Con una caja fría firmemente sujeta a la espalda, Birma Devi Kunwar, de 32 años, recorre habitualmente unos 20 kilómetros, a través de puentes, colinas y valles, para entregar las vacunas COVID-19 en un centro de salud remoto en el extremo oeste de Nepal.

Ella ha estado recorriendo el mismo camino hacia la aldea aislada de Pipalchauri durante cuatro años. Primero comenzó a llevar vacunas que salvan vidas que se usan en las inmunizaciones de rutina para niños, lo que también ha continuado haciendo durante la pandemia.

Related Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *