FCC está enfocada en eliminar la brecha digital y aplastar las llamadas automáticas

Presidenta interina de la FCC, Jessica Rosenworcel

La presidenta interina de la FCC, Jessica Rosenworcel, dice que la pandemia ha brindado a los responsables políticos la oportunidad de cerrar finalmente la brecha digital.

Chip Somodevilla / Getty Images

Esta historia es parte de Cruzando la brecha de la banda ancha, La cobertura de CNET de cómo el país está trabajando para hacer que el acceso de banda ancha sea universal.

Para Jessica Rosenworcel, presidenta interina de la Comisión Federal de Comunicaciones, ahora es el momento de poner a Estados Unidos en el camino correcto para poner fin a la brecha digital. Eso es lo que ha estado tratando de hacer con una afluencia de dinero federal destinada a conectar a los estadounidenses a Internet durante la pandemia de COVID-19.

La crisis, que ha afectado especialmente a los estadounidenses de bajos ingresos y a las personas de color, ha llamado la atención sobre la brecha digital y ha impulsado al Congreso a actuar, dijo Rosenworcel en una entrevista con CNET a principios de este mes.

“De la crisis está la oportunidad”, dijo. “Con esta crisis, hemos terminado los días en los que hablamos de la banda ancha como algo ‘agradable de tener’. Los legisladores de todo el mundo ahora entienden que es una ‘necesidad’ para todos en este país “.

Además de resaltar el problema de que millones de estadounidenses no tienen acceso a banda ancha en absoluto, la pandemia ha revelado que millones de estadounidenses no están conectados porque simplemente no pueden pagar sus facturas de banda ancha. Como quedó claro el año pasado que los estadounidenses necesitaban banda ancha para hacer todo, desde ir al trabajo hasta asistir a la escuela para acceder a la atención médica durante la pandemia, el Congreso comprometió dólares de ayuda federal de COVID para proporcionar subsidios a millones de estadounidenses para mantenerlos en línea.


Now playing:
Watch this:

It’s time to end the Digital Divide and annoying robocalls,…



20:56

Now a $1 trillion bipartisan infrastructure spending package that the House is expected to vote on later this week will put more money — $65 billion — toward fixing the problem. It will fund the deployment of broadband where it doesn’t yet exist. And where broadband is available, the funding will create permanent subsidy programs to help low-income Americans afford service. 

Since stepping into the role as acting FCC chair in January, Rosenworcel, an eight-year veteran of the agency, has had a unique view into how these subsidy programs can help tackle the affordability conundrum.

While programs like the $50 monthly Emergency Broadband Benefit have had some problems, like some broadband companies reportedly upselling people into more expensive plans, they’ve helped more than 6 million Americans fund their internet access since May 12. According to a study last year by the New America Foundation’s Open Technology Institute, the US has the highest average monthly internet prices when compared to other countries in North America, Europe and Asia. On average, the monthly bill in the US is $84.37, which includes $68.38 for internet service and $15.99 for equipment rental fees.

 “What’s become clear is that affordability is a really big issue in the digital divide,” she said. “And we’re going to need programs like the EBB to help solve it.”

Rosenworcel also acknowledged another problem that Americans face: the persistence of illegal robocalls. Earlier this summer, the FCC mandated that all major phone companies implement a technology called Stir/Shaken to cut down on spoofed phone calls. But criminals have been adapting their techniques to get around the new restrictions, including turning to fraudulent text messages. Rosenworcel said the problem has no easy fix and admitted the 1990s law that gives the FCC authority to go after these bad actors is in need of updates to handle 21st century technology.

“I don’t know about you, but I wasn’t texting in 1991,” she said. “So it’s like fitting the proverbial square peg in a round hole — figuring out how to take these new technologies and fitting them into old laws.” 

Ultimately ending this scourge of robo-scams will take federal and state agencies working together, Rosenworcel said.

“I think with coordinated activity — with many more mallets smacking this problem — we’re going to be more capable of bringing it to a stop,” she said. 

Below is an edited excerpt of our conversation.

The FCC has been distributing millions of dollars in subsidies to households to pay for broadband service as part of the Emergency Broadband Benefit. Now Congress is working to make that subsidy permanent through the infrastructure bill. But the EBB program hasn’t been without critics. What lessons has the FCC learned that will guide it when administering a new program? 
Rosenworcel: This pandemic has exposed a really hard truth that we have a digital divide in this country that’s very real and very big. We need to find new ways to tackle it, so that everyone, everywhere has access to broadband. One of those ways is what you mentioned, the Emergency Broadband Benefit. 

This program is a really big deal. It’s the nation’s largest-ever broadband affordability program. We’ve never had anything this big before. It helps low-income households get online and stay online. It provides $50 a month in support. That number goes up to $75 a month on tribal lands. You can also get a discounted laptop or tablet computer.

In the short time [that the EBB] ha estado disponible, hemos tenido más de 5.5 millones de hogares inscritos, lo que realmente demuestra que este es un programa que necesitamos para ayudar a asegurarnos de que todos los hogares puedan conectarse y permanecer en línea.

El Congreso ha tomado nota y la legislación que está pendiente en Capitol Hill analiza cómo pueden extender este programa.

Uno de los beneficios de esa extensión es que están viendo qué funcionó y qué no. Están implementando algunas nuevas protecciones al consumidor para evitar cosas como ventas adicionales a estos hogares. Eso es algo realmente bueno. También están estudiando la posibilidad de reducir el valor en dólares y el apoyo de 50 dólares al mes a 30 dólares al mes. Eso es más desafiante. Pero cuando retrocede y mira, lo que queda claro es que la asequibilidad es un problema realmente importante en la brecha digital. Y necesitaremos programas como este para ayudar a resolverlo.

¿Cómo se asegura de que los fondos lleguen a las personas que más los necesitan? Por ejemplo, ¿cómo se asegura de que los inmigrantes, que pueden enfrentarse a la barrera del idioma o que no saben cómo navegar el proceso de inscripción, obtengan acceso?
Una de las cosas de las que nos dimos cuenta desde el principio fue que si predicamos sobre este programa desde Washington, no llegaríamos a quienes más necesitan este beneficio. Sabíamos que teníamos que encontrar entidades de confianza en comunidades de todo el país que pudieran correr la voz.

Tenemos más de 30,000 socios trabajando con nosotros en todo el país en este momento, que incluye grupos desde Boys and Girls Clubs hasta programas Meals on Wheels. Hemos involucrado a instituciones religiosas. La NFL está ejecutando anuncios de servicio público. Aprovechamos grupos pequeños, grupos grandes y todo lo demás.

Lo que nos hemos dado cuenta es que esos actores de confianza son realmente poderosos en sus comunidades. Continuaremos trabajando con ellos para hacer correr la voz y generar confianza en este programa, porque no podemos hacerlo todo nosotros mismos.

Estamos progresando porque incluso ahora estamos registrando alrededor de 200,000 nuevos hogares por semana. Mucho de eso se debe al buen trabajo de nuestros socios sobre el terreno.

Al presentar su plan de infraestructura, el presidente Biden mencionó que podría haber un lugar para la regulación de precios. ¿Es eso algo que consideraría para hacer que la banda ancha sea más asequible?
El enfoque de nuestros esfuerzos en este momento es cómo nos aseguramos de que el 100% de este país tenga acceso asequible, confiable y constante a la banda ancha. Sabemos que la asequibilidad es un desafío. Ahora tenemos este programa para ayudarlo. Pero también sabemos que la implementación es un desafío y tenemos que descubrir cómo llevar la infraestructura a los lugares de este país que no la tienen. Veo eso como el foco de gran parte de los $ 65 mil millones que se están negociando en la legislación actual en Capitol Hill.

Lo más importante para Estados Unidos en este momento es adoptar una política para que el 100% de nuestros hogares estén en línea. Se necesitará identificar cada herramienta, cada palabra en cada estatuto – antiguo y nuevo – para ayudarnos a hacer eso.

Entonces, ¿podría la regulación de precios ser una herramienta en su caja de herramientas para lograr que el 100% de los estadounidenses tengan banda ancha asequible?
Tenemos que encontrar formas de asegurarnos de que este servicio sea asequible para todos. Lo dejaría así ahora mismo. Actualmente estamos trabajando con el programa de Beneficios de Banda Ancha de Emergencia. Pero la asequibilidad es un problema en la brecha digital de nuestra nación. Solo tenemos que prestarle atención porque hace una diferencia significativa si tenemos algunos hogares en línea y otros que no pueden conectarse porque no pueden pagar esa factura mensual.

Sé que ha sido un gran defensor de la lucha de la FCC contra la línea roja digital. Esa es la práctica de los proveedores de servicios de Internet que evitan las áreas de bajos ingresos, generalmente vecindarios con grandes poblaciones de personas de color, donde no creen que ganarán dinero. ¿Qué puede hacer la FCC, o más ampliamente, qué puede hacer el gobierno federal para solucionar ese problema?
En primer lugar, creo que el hecho de que estemos teniendo una conversación sobre la línea roja digital es algo bueno. Tenemos comunidades en este país que durante demasiado tiempo han estado sobre atendidas o desatendidas y pasadas por alto. Tenemos que averiguar cómo abordar eso.

Es un problema tanto en las zonas rurales como en las urbanas.

El Congreso está analizando una legislación ahora que le pediría a la FCC que ejecute un procedimiento sobre la línea roja digital que desarrollaría modelos para los estados y localidades y también desarrollaría un proceso especial de quejas. Si el Congreso aprueba esa legislación, esa es un área en la que trabajaremos más.

Lo más importante que podemos hacer ahora es mapear dónde está y dónde no está la banda ancha en todo este país, para que sepamos dónde están esas deficiencias. Como saben, los datos de la FCC sobre dónde está y dónde no está el servicio no están a la altura de la era digital. Necesitamos ser mucho más precisos. Estamos trabajando muy duro en eso en este momento, y eso producirá información significativa que nos ayudará a abordar la línea roja digital también.

¿Cuándo espera que estén listos los nuevos mapas de la FCC? ¿Deberíamos esperarlo el próximo año o antes?
El momento adecuado para hacer un esfuerzo por construir mapas realmente buenos, honestos y precisos fue hace cuatro o cinco años. El segundo mejor momento es ahora mismo.

En el momento en que tomamos las riendas de la agencia, creamos un grupo de trabajo y hemos hecho mucho desde entonces. Ponemos en marcha un arquitecto de datos para crear sistemas que incorporen todos estos datos. De hecho, configuramos un sistema estadísticamente válido para el crowdsourcing, de modo que cuando recibamos datos, podamos preguntarle a usted y a sus vecinos: “¿Esto se ve bien?”

Lo más probable es que sepa lo que está pasando en su casa, en su patio trasero, mejor que nosotros. Tenemos que crear un modelo que incorpore toda esa experiencia vivida que la gente tiene en todo este país para que el mapa refleje realmente lo que está sucediendo en sus comunidades.

Estamos en medio de un proceso para asegurar que un contratista del gobierno construya un tejido de datos de banda ancha, que es como la base para muchos de estos datos. Estamos en medio de ese proceso de contratación ahora, así que tengo que tener cuidado con lo que puedo decir al respecto.

Pero diré que desearía que el proceso se hubiera movido más rápido.

Una de las otras cosas que estoy realmente orgulloso de haber hecho es que acabamos de probar nuestros sistemas. Trabajamos con los cuatro proveedores de servicios inalámbricos más grandes del país de forma voluntaria. Y obtuvimos una gran cantidad de datos 4G de ellos. Por primera vez en la historia, [the FCC] les pidió a todos que usaran exactamente el …

Leave a Comment